Cuaderno Amarillo que reza:
aquí sólo   –aquí una percepción:
vasoconstricción y dilatación pupilar
(tomado de Neblí)

Intento #1

La página blanca La página habida La página blanca La página urdida
La página blanca La página hendida La página blanca La página asida
La página blanca La página herida  La página blanca La página blanca
La página blanca

Intento #2

Vigilo la hoja amarilla y.
Los vanos te pertenecen en el respiro de un hastío. –La pupila abre y cierra- Escarbo las últimas líneas (las hurto) desde el rastro mordiente
del tacto que recuerda. Una mesura que cesa y obstruye busca sutura
en el muñón de un intento.
Una hoja
amarilla
otra hoja
Retrocedo.  Me desdigo.  Te sentí hasta que tu ausencia fechada y sin
tiempo brotó obturando este cuaderno justo al centro de la andanza
-La pupila abre y cierra-
Las vías lagrimales en resistencia.
La pupila abre y cierra
Contemplativa intuyo la coordinación de las palabras en el abandono
de ellas para con ellas mismas.   Siento lo que he escrito.   Lo conozco.
Lo creo.
La pupila… Entro.

Intento #3

Habito la hoja amarilla, el labio.
Mi cuello se tensa y trenza en un viento de genio incoloro; y punzante
ocurre la espalda.  –Es el frío- mi madre confiesa.   Disiento.    Asiento.
Es el frío:  arrastra y mutila y lacera y  –solo en la resaca-  se piensa ola.
No existe nada en la hoja aunque existe una doble negación resonante
tiempo detrás en la mella de un intento igual de imposible. Hendidura
oblicua que advierte al ojo,  el iris impreciso que recuerda un sentido.
-La pupila dilatada y la constricción…/
la vena
la arteria
el vaso comunicante.

Intento #4

La hoja diluida se obliga. Ahí
donde solía sentir culpa una fisura ya; ahí
donde el frío:  el  nombre  del padre; ahí
donde el respiro:  un acto de constricción.

Intento #5

(…)